skip to main | skip to sidebar

martes, 9 de agosto de 2011

Black Mountain - In the Future (2008)




Vamos con otro Revival del sonido Setentero del nuevo Milenio. Lo cierto es que me encantan esos grupos que reinterpretan el sonido de hace 30-40 años y le dan su toque particular. Black Mountain es uno de esos grupos donde se pueden ver rápidamente de que palo van. Es una banda capaz de hacer una mezcla de riffs pesados a lo Black Sabbath y en la canción siguiente darte en la cara con un tema tranquilito del estilo neo-folkie. También les gusta ponerse en algunos temas progresivos y espaciales como si se creyeran los jodidos Pink Floyd, como en la canción 'Tyrants'. Pero da igual la carta a la que jueguen Black Mountain en cualquier canción, por que todo se le da bien, y lo demuestran perfectamente en 'In the Future'.



El álbum empieza con 'Stormy High', un tema que se inicia con un riffazo pesado y alaridos vocales tratando de emular el estilo de Robert Plant. El tema es, que Black Mountain tiene 2 cantantes: un hombre y una mujer. Y ese es uno de los aciertos, ya que se saben combinar perfectamente según las exigencias de cada tema. En este 'Stormy High' la voz masculina tiene más presencia y la chica acompaña perfectamente en esta gran canción que va marcando el tempo de lo que vendrá en el resto del disco. Rock pesado para abrir boca.

Luego viene la otra cara del grupo, con un tema tranquilo como 'Angels', que se maneja con un tempo suave, con mucha influencia de esos grupos y artistas que hacían folk a finales de los 60´s y comienzos de los 70´s, pero sin perder el toque característico de Black Mountain.

Después viene, el que para mi es uno de los temazos del grupo sin discusión: 'Tyrants'. Pienso que es una obra maestra, ya que combina perfectamente el sonido pesado y el tempo de los Progresivos en un viaje sónico que conseguirá hacerte alucinar. El temita empieza fuerte, marcándose un riff poderoso para comenzar, y de repente, baja la intensidad, hasta casi quedarse en silencio. Después entra la voz, con apenas carga instrumental, para ir poco a poco escalando hacia el clímax sonoro. A partir del minuto 3, donde aparece la voz de la chica, la canción va subiendo el ritmo hasta explotar poco después. En el ultimo tercio vuelven los ritmos pesados a lo Black Sabbath, y cuando parece que la canción se va a acabar, Black Mountain sube la apuesta, y manteniendo el tipo consiguen revolverte de nuevo el estómago, enviándote al espacio con la atmósfera que han logrado generar a lo largo de todo el tema. Te llevan hacia la otra punta del universo para después dejarte de nuevo en casa, al término de la canción, con un ritmo tranquilito. Un temazo con todas las de la ley.

Algo parecido tratan de conseguir con la canción kilométrica de 16 minutos 'Bright Lights', que tiene puntos de mucha fuerza, pero al final, al ser tan larga se deshace y pierde fuelle. Estoy seguro que a día de hoy, en directo han conseguido que ese tema tenga mucha mas garra que la que se puede vislumbrar en el álbum.

El resto del álbum sigue más o menos de la misma manera, con tramos imitando los riffs heavys de comienzos de los 70 y con otros momentos más folks o indies, sin olvidarse de mantener el tempo progresivo. Se destaca también en el álbum la cancioncita 'Stay Free'. Es totalmente opuesta de 'Tyrants' por ejemplo, y ahí radica la magia de Black Mountain, que saben hacer canciones complejas y abruptas, pero también saben ponerse sentimentaloides y regalarnos una baladita muy simplona pero efectiva, que es un gran acierto.

En definitiva, un gran disco, que merece la pena dedicarle un par de escuchas atentamente para exprimirle todo su jugo. Una amalgama muy bien construida de varios estilos, que en principio pueden parecer contrapuestos pero al final resultan bastante bien equilibrados.


Los Temazos: 'Stormy High', 'Tyrants', 'Stay Free'.
Etiquetas: Prog-Rock, Alternative Rock, Folk, Hard-Rock.

0 comentarios:

Publicar un comentario