skip to main | skip to sidebar

viernes, 12 de agosto de 2011

Band Of Horses - Infinite Arms (2010)



Infinite Arms es el tercer álbum de la banda de Seattle Band of Horses. Lo suyo es un indie rock con mucha influencia del folk y el rock de raíces. Hace 5 años se ganaron el favor del público y el aprecio de la crítica con el álbum Everything all the Time, que incluía aquella canción llamada 'The Funeral'. Luego en su segundo disco siguieron la misma línea que en su debut y lanzaron Cease to Begin con un par de canciones de mucho éxito como 'Is there a Ghost' o 'No One´s Gonna Love You'

Yo he decidido traeros el tercero, que considero el mejor. A pesar de que los dos primeros discos eran bastante buenos, Infinite Arms los supera. En el principio estuvieron ligados a la discográfica SubPop, una de las compañías de las bandas indie por excelencia, y eso influyó bastante en el sonido de sus dos primeros álbumes. Para 'Infinite Arms' cambiaron de discográfica y tuvieron mayor libertad creativa. 

Nos encontramos un disco con menos toque indie y más espíritu folk. Desde el momento en que escuchamos 'Factory', notamos que ha cambiado mucho esta banda después de girar 2 años por todo el mundo, y patearse de punta a punta toda América. Al parecer, en ese tiempo en la carretera han conocido ese espíritu y ese sonido Americano, a los discos de Neil Young y James Taylor. Se han empapado de ese espíritu, aplicándole un barniz rústico a sus canciones, sonando más auténticos que nunca.
Después suena 'Compliments', un tema inspirado, movido, tocado y cantado con mucha alma. Cuando escuchas lo de...

''If there's a God up in the air
Someone looking over everyone
At least you've got something to fall back on

And what do people really hope?
Does anybody even care?
I bet you get a lot of compliments down there''

... Sientes el sabor de la Norteamerica profunda. Rock de raíces que se remonta a muchos años atrás, cuando la música no estaba contaminada por el lucro y el ánimo de éxito.



Se trata de un disco ambicioso, que mantiene el nivel durante todo el metraje. 'Laredo' es una canción alegre, con un toque más rockero, pero cantada con la clase inconfundible de Ben Bridwell. 'Blue Beard' es un temita más reflexivo, perfecta para soñar despierto y ver las estrellas, las mismas que figuran con tanto acierto en la portada del álbum. El estribillo que se marcan al final es sencillamente acojonante, una delicia. 'On my way back home' y ' Infinite Arms' siguen por los mismos derroteros, haciendo un sonido redondo, perfecto, con los instrumentos acompañando simplemente para que la voz lleve el peso del tema.

Después llega 'Dilly' para abrir el segundo tramo del álbum. Es una cancioncita más animada, típica del sonido indie de sus comienzos, que me recuerda mucho a Nada Surf y su pop dulzón.
Otro de los temazos absolutos es 'Evening Kitchen'. Para mi es imposible que se pueda cantar con más alma que la que se deja el cantante en esta canción. Una guitarra acústica simplemente acompañando a la voz, con una melodía simple, que casi te susurra al oído y una letra desgarradora. 'Older' y 'Northwest Apartament' tienen el inconfundible sonido de sus 2 primeros álbumes, lo que nos hace pensar que son canciones de relleno, pero son decentes y salvan el tipo. En definitiva, Band Of Horses nos traen un disco para soñar con los ojos abiertos. Disfrutadlo.


Los Temazos: ‘Compliments’, 'Laredo', 'Blue Beard', 'Dilly', 'Evening Kitchen'
Etiquetas: Indie, Alternative Rock, Folk, Americana.

0 comentarios:

Publicar un comentario