skip to main | skip to sidebar

martes, 12 de marzo de 2013

ISIS - Oceanic (2002)




Volvamos de nuevo al océano. Es hora de volver de nuevo, dejarnos mecer lentamente sobre las olas mientras dejamos que nuestro cuerpo inerte se ahogue y volvamos finalmente a aquel lugar del cual salimos tiempo atrás. Aunque hoy seamos mamíferos,  allá en la noche de los tiempos surgimos del agua, huyendo de su frío y siniestro abrazo. El ser humano siempre buscó llegar más lejos y alcanzar cotas más altas, pero el mar siempre representó aquello oscuro y desconocido en el mundo, con sus misterios en las profundidades, habitado por criaturas que harían estremecer nuestra imaginación. Conquistamos el espacio, llegamos a las cuatro esquinas del mundo y contemplamos el atardecer sobre la superficie de la luna. Pero el mar siempre estuvo allí. Ingobernable e indómito. 'The Beginnig and the End', el comienzo y el final de todas las cosas. Así nos lo hizo ver Isis allá por 2002, creando un disco para la historia.

Sin duda podríamos tratar de describir a la banda y su sonido, los orígenes y las influencias, para luego describir aquello que aconteció con Isis y su Oceanic. Podríamos hablar de los generosos EP's que publicaron en el cambio de milenio o los buenos aciertos que proyectaron con su primer largo Celestial. Pero hoy nos detendremos a admirar con exclusividad a este Oceanic y su enorme derroche de talento creativo y contundencia musical. Un disco ambicioso, si. Destructivo, también. Un álbum que busca consumir y digerir al oyente en una marea de sonido apabullante. Los desgarradores gritos guturales que nos deleitan en 'The Other' son capaces de hacer temblar el espinazo a cualquiera. Sobre la mitad de la canción la tensión terminará por resolverse con un nuevo golpe instrumental. 'False Light' sigue sin ofrecer tregua alguna al oyente, añadiendo aún más furia a la combinación. No es posible luchar contra la corriente, ni seguir las luces que no llevan a nada, meros espejismos de una aventura condenada a fracasar y a hundirse inexorablemente. El mar lo domina todo. El océano nos condiciona y mientras los riffs siguen quemándonos surge, de improvisto la calma. Ya no merece la pena seguir remando contra la corriente y es momento de dejarse llevar. Bellísimos pasajes suceden ahora en 'False Light' en unos agradecidos momentos de calma durante la segunda mitad del tema. Unos punteos redondos, repetidos hasta la saciedad y que uno no podrá olvidar jamás. Isis sabe manejarse con soltura en estos juegos explorativos, ayudados por una producción exquisita.

'Carry' comienza pausado y calmado. Podemos sentir el leve rumor del agua filtrándose a través del sonido. Durante un minuto nos abstraemos de todo, hasta que la batería hace su aparición fríamente. Poco a poco el tema va cargándose de fuerza instrumental, mientras la guitarra ataca el tema con sublime gusto. Aquí se saborean más que nunca las bases post-rock del grupo, sonando menos metálicos. Llegado el minuto cuatro se desata de nuevo otra descarga eléctrica y el disco alcanza una sus cotas más altas. Letras que hacen referencia a lo divino y a la creación del mundo. Algo críptico e indescifrable, sujeto a las interpretaciones de cada uno.

And the water takes hold
Fills his lungs and crushes his body
Dust floats through sun in water
As you draw close
Fall to me
He sees like his never seen before
I will carry you
True and Free

And the water carries him away
Now that you are here
You'll swim with me
Soon he ceases to be at all
I am clutching you
True

He sees like he's never seen before
He is light in water



Se cuenta la historia de una persona, creemos. El sujeto parece ahogarse, llenándose sus pulmones de agua y deparándole el momento fatal. Pero este no resulta un momento trágico o doloroso, sino más bien un paso hacia delante, para convertirse en un ente espiritual. Ahora puede ver como nunca pudo hacerlo antes, él es la luz en el agua. Dejar al yo pasado, al cuerpo, a la carga física. Dejar todo ello hundiéndose sin remedio mientras el alma escapa libre y verdadera. Las letras rebotan con fuerza mientras los riffs siguen crepitando bestialmente con unos cambios de ritmo e indiscutible fuerza. Cualquier estilo es capaz de transmitir diferentes emociones, y el postmetal no es un género que se quede atrás. Es algo muchísimo más visceral pero igualmente disfrutable. Con 'Carry' llegará el final a esta primera mitad brutal. Quizá este sea momento de dejar respirar a nuestros oídos antes de seguir este camino durante el interludio, cargado de efectos que quieren asemejar la acuosidad del momento.

La segunda cara de este disco es mucho más introspectiva. Podríamos considerarlo la cara opuesta a la primera, al ser mucho más calmada y menos abrasiva. Los casi 11 minutos que dura 'Weight' son una declaración de intenciones de la banda, quizás buscando ofrecernos su lado menos destructivo, desplegando su talento en la creación de atmosferas más postrockeras. Después de unos minutos de calma inicial, la batería comienza atacando con decisión, mientras oímos en la lejanía el rumor de una dulce voz femenina. Como susurros que esparcen las olas, o las sirenas que habitan la orilla apreciamos la candidez de algo bello en un mundo tan abrupto. La tensión generada se resuelve con maestría y sensibilidad, a medida que se ha construido un tema con pausa. Los riffs que nos acompañan ya son más comedidos, pero van ganando en cadencia con el paso de los minutos para terminar finalizando memorablemente.

Para aquellos que hayan sobrevivido al viaje, les quedarán 'From Sinking' y 'Hym', temas sin duda para paladear con gusto, aunque quizás el oyente haya quedado exhausto por la escucha y su capacidad de apreciar los majestuosos riffs y las opresivas atmósferas se haya agotado. Pero sin duda, este Oceanic queda como uno de los testamentos del Post-Metal. Muchas bandas siguieron el estilo implementado en este LP, pero pocas pudieron y podrán realizar con tanto acierto este álbum conceptual; capaz de hacernos transmitir la inmensidad del océano y la nimiedad del ser humano con esta bestialidad instrumental. Un ritmo a veces desbocado y otro muy calmado, seguidos de potentes ataques de furia, evocando un torrente de emociones al oyente que solo se puede sentir y apreciar con estos sonidos tan duros. Solo nos queda dejarnos llevar por el sonido. Del mar venimos y finalmente todos iremos a fluir a él. Disfrutadlo.



Etiquetas: Post-metal, Heavy Metal
Temazos: False Light, Carry, Weight





1 comentarios:

  1. Gran entrada y muy buen blog, enhorabuena. Has ganado un adepto :)

    Un saludo!

Publicar un comentario