skip to main | skip to sidebar

domingo, 20 de enero de 2013

Positiva: Hard Rock desde Bilbao





Positiva se forma en Bilbao en el 2002, a partir de las cenizas de Subliminal y Gilah Monster, donde tocaban Julen (batería) y Txetxu (bajista) respectivamente. A ellos se unieron Miguel (guitarra y voz, ex-Bliss, ex-Shisha Pangma) y Julio (guitarra y voz, ex-Bliss) quienes completaron la formación de la banda. Posteriormente, y tras un primer disco enorme, Julen dejaría su sitio a Unai para la grabación de su segundo LP. 

¿Cómo definir a estos gigantes del rock vasco? Sin duda su influencia es setentera, y aunque pueda sonar a perogrullada, eso significa que las guitarras suenan a guitarras. Con una producción analógica logran un sonido exquisito, directamente sacado de los riffs de Tommy Iommi pero sonando menos metaleros, y del músculo de Led Zeppelin pero sin sonar tan feminizados. Cuando una banda es capaz de beber de dichas influencias -sin copiar descaradamente- y no hacer el ridículo, estamos hablando de un gran éxito.

Su estilo más predominante es el hardrock, pero goza de unos tintes stoner y de la esencia del blues, que bien puede notarse en el ambiente, y que hace que suenen tan versátiles. Positiva sabe a humo, un humo denso y afrutado que con tanto acierto han puesto en la portada, logrando una atmósfera maravillosa. Se trata de un grupo especial que transmite una onda única, capaz de sonar amenazantes en el estudio y de reventarte los sesos en sus aplastantes directos. Y no es por ser malpensado, pero si este sonidazo nos viniera de tierras americanas seguro que serían una banda muchísimo más popular de lo que en realidad ha sido.
En su debut Centaurs Ride ya se les veía muy maduros, uno se daba cuenta de ello en cuanto sonaban las primeras notas de Rock and Roll Troopers’. Cualquiera de las canciones podría perfectamente funcionar como single, ya que cada una, con sus particularidades tiene gancho. Todas iguales pero todas distintas. Desde el brutal despliegue instrumental de ‘Rock and Roll Troopers, hasta la épica vocal de Never Turn Your Back on a Friend’ -con guiño a Budgie incluido- pasando por el hipnótico ambiente de ‘Zopilote’. Sin dudas las influencias del Stoner y de Grand Funk Railroad se aprecian desde el comienzo, pero esto no importa. Con unas introducciones de gran nivel y cambios de ritmo muy trabajados, riffs sabáticos e instrumentaciones acústicas se dan la mano formando brillantes pasajes y a la vez oscuros tonos psicodélicos.
‘Zopilote’ era la canción que realmente les hizo ganar reconocimiento de ser una banda con verdadero nivel. Esa sección instrumental de 7 minutos parecía producto del mismo diablo. Las condenadas guitarras sonaban fuertes y con garra, trabajando el oído del oyente con una cadencia lenta en los comienzos, pero implacable en su final. Positiva eran unos maniacos del sonido, capaces de pasarse meses trabajando un tema hasta lograr la perfección. En ‘Zopilote’ lo lograron. En el primer minuto, pasada la introducción, un punteo elaborado va sumergiéndonos en las profundidades de nuestra mente. Positiva llevaran este tema hasta el cielo, con unos cambios de ritmo a lo largo de estos 7 minutos, que sin duda quedarán para la historia. Esto no es Hard Rock, sin duda traspasa géneros, tocando con las manos el Stoner noventero, y haciendo un generoso homenaje sin caer en la copia barata.
Sin duda había varios highlights en este debut, capaces de tumbar a cualquiera que se les intentase poner por delante. Con un directo explosivo y directo al corazón de los oyentes se labraron una merecida fama que sin duda a día de hoy sigue latente en multitud de sus seguidores. La banda posteriormente se tomó con calma las cosas, como los buenos vinos, y hasta 2009 no llego a las calles la continuación Prodigal Songs, un disco capaz de tomar lo mejor de su sonido y darle una vuelta de tuerca, buscando ser aún más directos en sus canciones y más hard rockeros si cabe.
Después de un tenebroso discurso, 'Brother Eagle' abre con una descarga de sonido apabullante, con un riff animado dispuesto a hacer de este viaje algo épico. Luego entra la maravillosa voz de Miguel, rota, desgastada por los años y el whisky. A uno le vienen a la mente multitud de grupos al oír este tema, ya que no deja de ser un revival, pero suena con tanta autenticidad que apenas nada importa cuando el monstruoso riff ataca en el último tercio del tema. Sin duda algo redondo, una pequeña obra de arte, y una lección para todas aquellas bandas que a día de hoy quieran sonar bien. La cosa se calma un poco en 'Undying Shore' y 'Waiting in Vain', algo más lentas pero igualmente contundentes, perfectas para ir sumergiéndonos irremediablemente en sus atmósferas. Luego vendrá 'Catch the Fire' a golpearnos en la cara con otro hit para el recuerdo. La fórmula es sencilla: un gran riff bien apoyado en el bajo abre esta joya, luego la batería aparece dando un nuevo recital sonando más contundente que nunca, y por último la voz termina de romper todo. Al final de esta carretera no dejaremos más que rueda quemada y polvo en nuestras espaldas. Sólo tenemos que limitarnos a pisar el acelerador y no mirar atrás. Jamás. Coger el fuego con nuestras manos mientras todavía estamos a tiempo. Hay que tener amigos hasta en el infierno, y qué mejor que Positiva como pilotos de este bólido hacia la locura.

Debemos coger aire y echar un trago de agua con 'Black Mountain Rock', repleto de influencias Zeppelinescas. Aquí Positiva juegan la opción de hacer una canción con una estructura más compleja y el tiro les sale casi perfecto. No es fácil hacer una canción de 7 minutos con tanto pasaje y cambio de ritmo y salir indemne. Sin duda, imprescindible. 'Black Telescope' es otro de los grandes aciertos de este disco, que demuestra la diversidad que tienen a la hora de hacer todo tipo de temas. En esos casi 3 minutos, debemos estar atentos al tramo de la mitad ya que aparece ante nosotros otra nueva exhibición musical. Quizás este tema pueda pasar desapercibido para muchos, pero sería un error no montar un altar a ese riffazo.

¿Y ahora qué? Pues Positiva se encuentran en un parón indefinido ya que han surgido nuevos proyectos, y nadie sabe que va a ser de ellos. Desde este humilde portal un servidor cree que todavía tienen mucho que decir en el rock vasco. Ya hicieron lo más difícil en el pasado, que es hacerse oír y publicar dos discos que rayan una calidad insuperable a día de hoy. Quiero creer que hay más talento por salir de esta gran banda y que algún día veremos una reunión, lo cual sería motivo de una inmensa alegría para muchísima gente. Sin duda, este Prodigal Songs, si no fue concebido como tal, de momento queda definido como un perfecto testamento.


1 comentarios:

  1. Según tengo entendido, Positiva siguen adelante con otro cantante. Por el momento, que yo sepa, tienen anunciada una fecha en el STONEFEST que se va a celebrar aquí, en Asturias, el próximo viernes 5 de Julio. Supongo que próximamente sabremos algo más sobre ellos... Paciencia.

    Saludos

Publicar un comentario