skip to main | skip to sidebar

jueves, 25 de octubre de 2012

Frank Ocean - Channel Orange (2012)




En marzo de 2011 Frank Ocean publicaba mediante severos tweets estas incendiarias declaraciones al colgar gratis en su tumblr su mixtape debut:

I did this. Not ISLAND DEF JAM. that's why you see no label logo on the artwork that I DID. guess its my fault for trusting my dumbass lawyer and signing my career over to a failing company. fuck Def Jam & any company that goes the length of signing a kid with dreams & talent whit no intention of following through. fuck em. now back to my day.

Después de haber sido fichado por Def Jam y posteriormente ignorado, en un arrebato decidió publicarla por su cuenta después de rajar contra la discográfica. Su Mixtape Nostalgia, ULTRA cogió a todos por sorpresa. En dicho debut nos encontramos con un despliegue inigualable de talento, un R&B con clase y buen gusto, sin caer en las vulgaridades propias del género. A base de secuestrar sampleos a Coldplay o Eagles consiguió conjugar géneros muy dispares en una fusión altamente disfrutable. Imposible olvidar canciones como 'American Wedding', versión inconfundible de 'Hotel California', que tras un lavado de cara logró transformarla en una de las mejores canciones del pasado año. Aquella y otros temas nos dieron un claro ejemplo de que para Frank Ocean todo era posible, que no existían límites para un chaval capaz de hacer maravillas en su debut. Frank Ocean sonaba tan fresco y diferente a los demás que creó una expectación e interés terrible en un género tan anquilosado y estancado como el R&B, demasiado preocupado en reventar las pistas de baile que en hacer un producto de calidad.

Y nos plantamos en este Channel Orange, que ha madurado todas las buenas ideas que se publicaron en Nostalgia, Ultra y estas han explotado en todas direcciones, regalándonos una joya contemporánea de la música. Aquí tenemos de todo: desde calculados guiños a Stevie Wonder, hasta innovadoras canciones funky/progresivas de 9 minutos.



Sin duda la apertura del disco con 'Thinking Bout You'  es un absoluto acierto. Cantándola suena tan frágil que parece que se le este partiendo el alma en el momento de cantarla. Es una balada con apenas carga instrumental, donde deja todo el peso a la voz. El estribillo es un acierto absoluto, con ese hilo de voz que utiliza como un clamor a ese primer amor olvidado. Hay que estar atentos a la calidad que desbordan las letras, con contenido muy profundo y personal, donde Frank Ocean se ha desprendido de todas sus cargas para la composición.

'Sweet Life' es un canto vitalista (''why see the world, when you got the beach?'') donde la voz de Frank se nos muestra más clara y desnuda que nunca, sin arreglos vocales de ningún tipo. La línea instrumental nos traslada otro tiempo y lugar, donde las influencias ochenteras están presentes a menudo en el álbum. Es cierto que su voz es un prodigio, pero ha sabido rodearse de buenos productores. En 'Super Rich Kids' se permite el lujo de criticar a las clases pudientes acompañado de Earl Sweatshirt, su colega de Odd Future. Y no hace esa crítica con un tema gangsta o agresivo, sino que usa una melodía muy dulce y almidonada. Tiene el estilo que podría pegar perfectamente en una fiesta de ricachones, con ese medio tiempo y la suavidad de los instrumentos, pero con unas letras bastante ácidas.

''We end our day up on the roof
 I say I’ll jump, I never do
 But when I’m drunk I act a fool''

Al final, los niños ricos solo quieren beber y enamorarse. Como todos. Y por si fuera poco, nos regala un estribillo, adaptado del súper éxito de 'Real Love' de Mary J. Blige para terminar de darles la puntilla. Hay tantos detalles y guiños a sus ídolos que tras las sucesivas escuchas del disco uno no dejará de sorprenderse. 'Crack Rock' es una referencia a las drogas duras, a la roca de crack que fuman los pobres en casas abandonadas por que no pueden permitirse algo mejor para colocarse. Sin duda una bofetada muy realista la que nos muestra en estos dos temas.

'Pyramids' es un derroche musical de nueve minutos, con referencias al antiguo Egipto, donde Frank Ocean busca a su reina negra Cleopatra. Instrumentalmente tiene un toque funky con sintetizadores que ambienta muy bien la canción, que va evolucionando en un intento de imitar el estilo progresivo, introduciendo varios pasajes en el mismo corte. Es difícil sacar alguna explicación del tema, ya que parece un viaje en el tiempo, o un sueño, o una paranoia. Quizá no haya nada que entender y simplemente toque disfrutar.

Este Channel Orange instrumentalmente es más logrado que la mixtape debut. Ya no están los sampleos de MGMT o Coldplay para ayudarle, pero Frank Ocean ha sabido conjugar todo lo bueno de la música negra de los últimos cuarenta años en un disco que lo pone en el pódium de los mejores artistas de su generación. Después de superar innumerables dificultades y problemas, su talento ha salido a la luz.  Disfrutad del disco. 




Los Temazos: Thinkin Bout You, Sweet Life, Super Rich Kids, Pyramids, Bad Religion
Etiquetas: R&B


Crítica originalmente publicada en Vanishing Point 


0 comentarios:

Publicar un comentario