skip to main | skip to sidebar

domingo, 30 de septiembre de 2012

Dinosaur Jr. – I Bet on Sky (2012)



Hace mucho tiempo que el grunge murió. Kurt Cobain se pegó un tiro en la cabeza y a Layne Staley lo destrozó la heroína. Las grandes bandas que habían brillado en los noventa se apagaron rápidamente, quizá influidos por la fugacidad de su sonido y por lo arriesgado de su propuesta. Siempre se ha dicho que la llama que brilla el doble dura la mitad de tiempo, y dicho ejemplo se puede aplicar a este género. Dinosaur Jr. se adelantaron al grunge, ellos ayudaron a hacerlo posible. Fue una de las bandas que durante los años ochenta pusieron la dinamita y tendieron el cable para que todo el sistema pudiera saltar por los aires en los noventa. Comenzaron siendo un grupo underground, muy al margen de los sonidos MTV por los que circulaban el rock y el metal en aquella época. Entonces publicaron grandes álbumes como You Are Living All Over Me (1987) y Bug (1988). Mientras Guns’n Roses y Motley Crue llenaban estadios, Dinosaur Jr. quedaba a un lado, en el más completo anonimato, convirtiendo ensordecedores conciertos para 20 personas en auténticos rituales de destrucción sónica.

En la década de los 90 publicaron sus discos más relevantes, como el mítico Green Mind con su inquietante portada. Aquellos eran los años buenos del grunge, donde el género conoció un éxito y difusión sin precedentes. Aquellos debieron ser los días en los cuales J Mascis debió haberse situado a la misma altura que Jerry Cantrell o Stone Gossard en el pódium del género. Hay que dar el crédito que merece al tipo que fue responsable en inyectar guitarras al sonido alternativo de finales de los 80´s, y por ello el grunge le debe mucho a gente como él.

Tras la disolución de la banda en 1997 tras la publicación de Hand it Over, cada uno se fue por su lado y Mascis tomó las riendas de su carrera en solitario. Tuvieron que pasar diez años hasta que la formación original limara sus asperezas y volvieran a darse una oportunidad. Volvieron muy fuertes con Beyond en el año 2007.
Parecía como si todas las ideas de la banda siguieran intactas y hubieran recuperado las ambiciones creativas. Beyond y posteriormente Farm nos muestran a unos Dinosaur Jr. todavía hambrientos, deseosos de seguir haciendo grandes canciones y dispuestos a seguir dando guerra. En esta segunda era dorada de la banda han creado una nueva ola de seguidores más jóvenes que han podido disfrutar de sus arrolladores directos.


 Ahora mismo, con la publicación de este I Bet on Sky, Dinosaur Jr quedan como los supervivientes del grunge, capaces de vivir la época dorada del genero en un relativo anonimato y disfrutar ahora, en plena madurez, del reconocimiento y el éxito que debieron tener tiempo atrás. Ahora se les nota tranquilos y relajados. Ya no tienen la presión de  querer gustar o de alcanzar el reconocimiento y el éxito. Han  llegado lejos siendo siempre ellos mismos, sin traicionarse jamás. Y eso les da el honroso derecho a hacer lo que les plazca musicalmente hablando. Ojala sigamos brindando por mucho más tiempo por los éxitos de Dinosaur Jr.

Su estilo particular, y su forma de hacer las canciones los ha convertido por derecho propio en uno de los referentes del género. Para este disco han querido jugar  todas las cartas y mostrar un amplio catalogo de canciones. Nos encontramos por ejemplo a una 'Almost Fare' recuerda lejanamente a la mítica 'Muck', aunque con un tempo mucho más lento. Al final de la canción hay que escuchar atentamente el solo de guitarra que nos firma aquí J Mascis, que sin ser pretencioso, nos regala un solo cargado de sentimiento y emociones. Como single principal debemos nombrar a 'Watch the Corners', del cual ya hay un videoclip circulando. Es una canción que bebe de las mismas fuentes que 'Over It' del disco anterior, con las guitarras sonando más contundentes que nunca y teniendo una presencia más agresiva en todo el disco. De la canción destacamos el eterno estribillo de Mascis, cantada con su eterna melancolía, al más puro estilo de Neil Young. Debemos destacar también el glorioso solo de guitarra final en 'Stick a Toe In', que se trata de una canción lenta pero manteniendo el inconfundible estilo de la banda.

El grupo va alternando las distintas variantes de su sonido a lo largo de todo el corte. 'Rode' es una canción mucho más cruda e inmediata, que parece ser como una canción popular bañada con el estilo inconfundible de la banda. ‘I Know it so Well’ suena igual de bien que si hubiera sido compuesta en 1991, sonando con las mismas virtudes y ningún defecto de dicha época. A veces, uno puede llegar a pensar que estas canciones llevan dos décadas en un sótano y ahora han salido a la luz, ya que resulta difícil creer que sigan tan en forma después de tantos años. En definitiva, Dinosaur Jr siguen sonando a ellos mismos después de casi tres décadas, y eso siempre es una buena noticia.



(Crítica originalmente publicada en http://vanishingpoint.es/)


Los Temazos: Watch the Corners, Almost Fare, Stick a Toe In, Piece the Morning Rain
Etiquetas: Indie Rock, Noise Rock, Grunge.

0 comentarios:

Publicar un comentario