skip to main | skip to sidebar

domingo, 12 de febrero de 2012

Kings of Leon - Youth & Young Manhood (2003)


Olvida todo aquello que hayas oído acerca de los Kings of Leon. Olvida que has oído que ahora son una panda de nenas y que hacen música para quinceañeras. Olvida el hecho de que hayan transformado su sonido hasta convertirse en unos sureños llenaestadios siguiendo una fórmula similar a la de U2. Puede ser que en el año 2008 vendieran su alma al diablo para conseguir el éxito comercial masivo con los famosísimos 'Use Somebody y 'Sex on Fire', momento en el cual muchos de sus seguidores iniciales se sorprendieron de que estos chavales hubieran cambiado tanto en tan poco. Ojo, ni mucho menos este humilde editor piensa que sus últimos discos sean malos, pero la cuestión es que el disco debut de los Kings of Leon que os traigo hoy destroza a cualquier cosa que hayan hecho después. Basta comparar 'Red Morning Light' con 'Use Somebody' para darse cuenta de que en sus comienzos eran jodidamente auténticos.

Nos encontramos con un disco debut bastante cañero y potente, que en el año 2003 pegó bastante fuerte en los círculos indies. Lo cierto es que no es una banda indie al uso, ya que su sonido es inicialmente mucho más crudo y menos refinado que los debuts de los Strokes o Interpol, por nombrar algunos. Donde aquellas grupos se acercaban a las fronteras del post punk, estos Kings of Leon bebían directamente de las fuentes de la Creedence y Allman Brothers. La cuestión es que ya no estaban en los setenta y no podían repetir la eterna fórmula del pasado. Consiguieron conjugar de buena manera aquellos sonidos de hacía 30 años con las corrientes musicales actuales. El resultado es este magnifico Youth & Young Manhood.


El disco comienza con 'Red Morning Light', que es pura dinamita. Se trata de una canción muy básica, con esa gran línea de bajo que guía todo, esas voces setenteras, sin ningún ánimo de sonar modernos, y ese impresionante solo de guitarra que suena al minuto y medio de canción. Seguimos luego con 'Wasted Time', un temita repleto de ganchos y cambios de intensidades que la convierten en algo frenética. Hay que destacar en estos temas, la especial calidad vocal de Caleb Followill, cuyo rango vocal le permite forzar su voz hasta el límites con tal de conseguir el efecto deseado. Se trata de una voz rasposa, de esas que parece que se haya pasado la vida desayunando whisky. Podemos destacar también a 'California Waiting', que tiene un toque un poco más actual pero sin perderle nunca la cara a los guitarreos distorsionados y coros pegajosos. Podríamos estar hablando de un pequeño himno sureño, con esas letras que recuerdan a viajes en coche hacia la tierra prometida californiana, en busca del preciado sueño americano. Tiene un punto triste y melancólico, con esa parte final del tema que suena desesperada y angustiosa que la convierten en una canción enorme.

En definitiva, uno de los mejores discos de la nueva ola de grupos que surgieron en esta década pasada. Puede que ahora mismo los Kings of Leon sean una sombra respecto a lo que fueron en su día, pero merecen respeto por discos como este. Tras este Youth & Young Manhood todavía hicieron un puñado de discos notables, pero ya nada fue como antes.




Los Temazos: Red Morning Light, Happy Alone, Wasted Time, California Waiting, Spiral Staircase, Holly Roller Novocaine.

Etiquetas: Indie Rock, Southern Rock, Country Rock, Garage Rock.

1 comentarios:

  1. Mi favorita de este álbum es trani, gran artículo, coincido en casi todo con el autor. por cierto tienen un directo increíble.

Publicar un comentario