skip to main | skip to sidebar

sábado, 19 de noviembre de 2011

Soundgarden - Superunknown (1994)


Para mí, hay tres o cuatro discos en la historia del grunge que brillan con luz propia y se sitúan como obras maestras de la época. Son discos monumentales, que quedarán como testamento de unos tiempos confusos y extraños. En primer lugar destacaría el Dirt de Alice in Chains, del que espero hablar en este blog en el futuro. En segundo lugar está el disco debut de Pearl Jam Ten, con un puñado de canciones excepcionales. Mención aparte habría que hacer a Nirvana y su Nevermind, que a pesar de que sea un disco del cual sólo tolere unos pocos temas, hay que reconocer su mérito en la historia de la música. Pero por encima de todos esos discos tenemos que descubrirnos ante este Superunknown, que para mí resulta una de las obras más redondas que se hayan publicado en los últimos treinta años.

No se trata de un disco fácil, ya que resulta largo y denso. Se sitúa en un peligroso término medio, pues a los fans de Metallica les parecerá demasiado blandito, y para los de Nirvana o Foo Fighters, demasiado heavy tal vez. Pero en esa tierra de nadie Chris Cornell y los suyos se sienten como en casa, poniéndonos ante esos temazos drásticos y arrolladores como 'Superunknown' nada más haberse marcado una baladita lacrimosa como la de 'Black Hole Sun'. En las quince canciones que componen el disco, hay temazos tanto rápidos como lentos, pero todos ellos con un sonido turbio y pesado, directamente extraídos de los riffs de Black Sabbath y Led Zeppelin.




Podemos considerar multitud de temas, ya que es un disco  casi perfecto, pero de entre todas ellos hay destacar el comienzo con 'Let Me Down', una introducción furiosa y enérgica. Sigue la caña luego con 'My Wave', canción optimista y rebelde sobrada de fuerza, construida sobre un riff de guitarra sencillo pero efectivo. Luego la cosa se relaja con 'Fell On Black Days', un temita más lento que sin embargo demuestra la versatilidad del grupo, manteniendo con todo la tensión latente.

'Superunknown' es un tema rockero de manual, pero a pesar de ser muy típico, se deja disfrutar sin que te dé un respiro. Y luego llega 'Black Hole Sun', una de sus canciones más famosas y memorables. Y no deja de ser curioso que una banda de heavy/grunge triunfe con una balada como ésta, pero así son las cosas.

A propósito, la intrahistoria del tema data del verano del 94, unos pocos meses después de la muerte de Kurt Cobain. Sucedió que la canción comenzó a ser radiada a todas horas en las radios y en la MTV. Y es que aquel aire melancólico y deprimente de la canción sirvió de himno y sonó a modo de elegía para los tristes días en que la comunidad grunge trató de superar la muerte de su ídolo. Una canción de tintes psicodélicos que acabó convirtiéndose en uno de los hits de ese verano.



'The Day I tried to Live' tiene también una fuerza increíble. Comenzando suavemente con una línea simple de bajo, va ganando intensidad rápidamente hasta llegar al estribillo, donde Cornell se deja la piel. Y en los cinco minutos que dura combina partes más suaves y melódicas con otras más poderosas. '4th of July' es un tema lento y pesado, que comienza con un riff que perfectamente podía haber firmado Black Sabbath.

En definitiva, un disco enorme; quizá no sea sabroso para todos los paladares, pero para quienes todavía desconozcan a Soundgarden y quieran disfrutar de las grungerías más auténticas, escucharlo es una obligación. A pesar de que han pasado 17 años desde que se publicó, sigue sonando decidido y fresco como el primer día. Esperamos que lo disfrutéis.


Los Temazos: Let Me Down, My Wave, Fell On Black Days, Superunknown, Black Hole Sun, Spoonman, The Day I Tried to Live, 4th Of July.

Etiquetas: Heavy Metal, Alternative Rock, Grunge

0 comentarios:

Publicar un comentario