skip to main | skip to sidebar

miércoles, 5 de octubre de 2011

Screaming Trees - Sweet Oblivion (1992)


Los Screaming Trees fue una de esas bandas que no llegaron a triunfar al ser eclipsada por otros grandes grupos de comienzos de los 90. Todos los focos fueron a parar a Nirvana, Pearl Jam, Soundgarden y Alice in Chains. Nadie se acordó mucho de ellos cuando 'Nearly Lost You' entró como uno de los temas de la banda sonora de la película 'Singles'. Parecían estar en el momento y el lugar adecuados: una banda bastante rodada, con un sonido similar a la tendencia musical de la época, y que había publicado su mejor disco en el justo instante de la revolución grunge. 

Pero -casualidades de la vida- no tuvieron las ventas ni el reconocimiento de otras bandas del género. La mala relación que tenían los hermanos Conner entre ellos, y su afición por las peleas y la bebida, fracturaron en varios momentos la unidad del grupo, impidiendo que tuvieran la necesaria continuidad. Es por ello que 'Sweet Oblivion' y 'Dust'(1996) quedarán relegados a la categoría discos de culto de los noventa.


No os equivoquéis: aun cuando no haya triunfado en su momento, se trata de un grandísimo disco de grunge y hard-rock, que incluye cierta psicodelia sesentera, ramalazos de folk a lo Neil Young y James Taylor, y que barniza todo su sonido con movidos riffs llenos de fuzz. Cabe destacar también la voz de su cantante, un grandísimo hijo de puta llamado Mark Lanegan. Con una garganta no tan rasposa como la de Eddie Vedder, ni tan estridente como la de Kurt Cobain, su voz alcanzó el estatus de una particular forma de entender el grunge, profunda, abismal y melancólica. Además, nadie como él aguanta el piti mientras canta. Fuerte en las canciones potentes, sensible y delicada en las partes lentas, tal y como observamos en temas como 'Dollar Bill', significa todo un referente en el estilo, el carácter y sobre todo en el gusto que transmite. Un cabrón que puede pasearse por el escenario como un desconocido en mitad de gente como Dave Grohl y demás colegas de QOTSA, por poner sólo este caso.

Desde la primera escucha y volviendo al disco, uno se da cuenta que se trata de un clásico instantáneo: a pesar de estar publicado en el 92, uno siente que el sonido viene como de otro tiempo. Comienza con 'Shadow of the Season', donde el riff inicial, repetido de manera circular, nos sumerge en un ambiente hipnótico. La voz de Lanegan suena cálida y confidencial en todo momento, consiguiendo un sonido homogéneo, un poco sucio pero equilibrado y armónico. 'Nearly Lost You' es su tema más famoso, que parece ir solo, con ese estribillo radio-friendly que les hizo ganar un buen puñado de fans. 



'Butterfly' posee, por otra parte, esa fuerte inspiración psicodélica, tan típica del grunge. Y luego está ''And I'm sick and I wanna go home'', que expresa con perfección ese desdén y alienación de la juventud de la época. Luego 'Troubled Times' lenta, como desganada y sin ímpetu, pero a partir del segundo 50 se arranca con un riff memorable y es esa clase de canción con garra bluesera, de estribillo memorable, cantado a gritos en la parte final. Es sin duda una de las mejores del disco. No hay que olvidarse, por último, de 'No One Knows', que resulta épica y hace gala de un tempo más lento y suavizado. 

En definitiva, merece la pena escuchar el disco, un trabajo que quedará para la historia como una de las joyas ocultas de los noventa. Esperamos que lo disfrutéis.

''All the while you've been sleeping
 Drifting on a wind never blown
 Tomorrow you'll wake up aching
 Wondering how, when no one really knows''


Los Temazos: Shadow Of the Season, Nearly Lost You, Dollar Bill, Butterfly, Troubled Times, No One Knows.
Etiquetas: Grunge, Hard Rock, Alternative Rock, Pop/Rock

0 comentarios:

Publicar un comentario