skip to main | skip to sidebar

miércoles, 10 de agosto de 2011

Tame Impala - Innerspeaker (2010)



Hoy os traigo una joyita psicodélica para que alucinéis un rato. Estos chavales se llaman Tame Impala y vienen desde Australia. Su disco debut es toda una experiencia sónica: Un chute de LSD para los oídos, una dosis de THC directa a tu cerebro. Bueno, vale, puede que me este pasando, pero tengo parte de razón. Este álbum que os traigo hoy bebe directamente de las fuentes de finales de los 60´s, cuando explotó el sonido psicodélico en el verano del amor. Es por ello que si tu mayor influencia son los Grateful Dead, Jefferson Airplane y Jimi Hendrix nada malo puede salir.

Es un disco muy simple, con unas melodías muy sencillas y unos riffs suaves. Para ser un disco de debut, se nota que han pasado bastante tiempo produciéndolos, ya que han sacado un sonido muy limpio y alegre. El álbum va flotando de canción en canción, muy bien apoyadas en las voces de Kevin Parker, que recuerda muchísimo a la voz de Jhon Lennon. Todos estos detalles hace que parezca un disco de 1968, y esto es un merito hoy en día.


Pero tampoco hay que considerarlo como atascado en el pasado, ya que se pueden intuir ciertos toques y avances de los estilos y tendencias musicales más actuales. En las guitarras, en algunos momentos muy sutiles se pueden adivinar pinceladas grunge o incluso stoner. Se puede notar la distorsión que hace que las canciones no queden demasiado edulcoradas y pegajosas.


El álbum tiene una primera mitad arrolladora, y luego se desinfla un poco pero sin desmerecerse. Destacamos 'Desires Be Desires Go' con esos toques grunge en las guitarras y esas melodías poperas, y sobre todo 'Solitude is Bliss' la estrella indiscutible del disco para mi. Me encanta la letra, de las más logradas de todo el álbum, y con un ritmillo que tiene sabor funky. También podemos destacar 'Expectation', una de sus canciones más agresivas. Aquí si se nota más claramente el sabor stoner. El riff del final podía haberlo firmado Nebula o Queens of Stone Age y nadie se hubiera dado cuenta. La verdad es que me encantaría que siguiesen esta senda de mezclar guitarras afiladas y melodías pop, pero creo que tirarán en el futuro más hacia el estilo Beatles que a los ambientes desérticos. Tampoco me quejo, ya que lo que hacen lo hacen bien. En definitiva, un álbum para dejar volar a los sentidos. Muy recomendable.



Los Temazos: 'It is not meant to Be', 'Desire Be Desire Go', 'Lucidity', 'Solitude is Bliss', 'Expectation'
Etiquetas: Indie-Rock, Psicodelia

0 comentarios:

Publicar un comentario